Los ‘ríos efímeros’ y los ‘ríos intermitentes’ son cada vez más frecuentes por culpa del cambio climático

¿Has visto últimamente muchos ríos en los que no corre ni una gota de agua? La respuesta probablemente sea ‘sí’, y es que los ríos con cauces completamente secos y con aspecto desértico durante gran parte del años son cada vez más comunes en España. Parte la culpa de que no haya agua en ellos la tiene el cambio climático.

Son conocidos como ‘ríos efímeros‘ aquellos que sólo tienen agua cuando llueve intensamente. Es el caso de la rambla de la Viuda, en Castellón, que durante el año solo acumula sedimentos pero en la época de precipitaciones acusadas sí tiene corriente.

Como explica a laSexta Gerardo Benito, investigador del Museo de Ciencias Naturales del ‘CSIC’ (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), “este año no ha llevado agua más allá de una semana o dos“. Algo que no era lo habitual antes.

Pero no es el único caso. La misma suerte corre la rambla de Cervera, también en Castellón; el río Andarax, en Almería; o el barranco de Chiva, en Valencia. Cuando llueve, suelen llevar mucha agua, incluso llegan a desbordarse. Pero sin lluvia permanecen secos.

También existe un estado menos extremo, lo que se conoce como ‘río intermitente‘. Esto sucede cuando discurre agua de forma continuada durante un máximo de ocho meses y solo se seca el caudal una vez el año. En España hay varios de estos y se ubican en Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia o Almería.

El problema es que cada vez son más los que se suman a la lista, y culpa de ello la tiene, en parte, el cambio climático: “Tenemos un clima más extremo. Cada vez llueve menos y esta lluvias se concentran en un periodo mucho menor”, asegura Gerardo Benito.

Por ejemplo, esta primavera ha sido la más seca de los últimos 15 años. En todo el mundo, más de la mitad de los ríos son ‘intermitentes’. Según un estudio de la revista ‘Nature’, España es uno de los puntos de Europa donde más probabilidades hay de que este fenómeno se produzca.

Los ecologistas advierten de que la salud de los ríos empeora y que muchos acaban olvidados y convirtiéndose en vertederos.

]]>

Compartir en...