Keiko Fujimori y el perdón

Si la reconciliación, como escribió Amos Oz, no es un milagro, sino un proceso lento y gradual de descubrimiento mutuo, es el camino que ha escogido Keiko Fujimori (Lima, 46 años) para tratar de entender y comprender mejor a los enemigos que se ha granjeado su familia durante los 30 últimos años. Fujimori, en la recta final de la campaña electoral con la que por tercera vez consecutiva trata de hacerse con la presidencia de Perú, un cargo que ostentó su padre de manera autoritaria entre 1992 y el 2000, ha guardado en el armario a los fujimoristas clásicos. Las primeras filas de sus mítines las ocupan ahora algunos de sus adversarios más feroces.

Seguir leyendo

Compartir en...